domingo, 14 de mayo de 2017

Los girasoles ciegos II

   PÁGINA 12    
           He encontrado una cabra montés medio comida por los lobos. Todavía quedaban restos
abundantes y hoy comeremos sus despojos. Con los huesos y las vísceras he logrado hacer una
sopa muy suave que el niño acepta bien.
          (Aquí se produce un significativo cambio de la caligrafía. Aunque la pulcritud de la
escritura se mantiene, los trazos son algo más apresurados. O, cuando menos, más indecisos.
Probablemente ha transcurrido bastante tiempo.)
          ¿Me reconocerían mis padres si me vieran? No puedo verme pero me siento sucio y
degradado porque, en realidad, ya soy hijo de esa guerra que ellos pretendieron ignorar pero que
inundó de miedo sus establos, sus vacas famélicas y sus sembrados. Recuerdo mi aldea
silenciosa y pobre ajena a todo menos al miedo que cerró sus ojos cuando mataron a don
Servando, mi maestro, quemaron todos sus libros y desterraron para siempre a todos los poetas
que él conocía de memoria.
          He perdido. Pero pudiera haber vencido. ¿Habría otro en mi lugar? Voy a contarle a mi
hijo, que me mira como si me comprendiera, que yo no hubiera dejado que mis enemigos
huyeran desvalidos, que yo no hubiera condenado a nadie por ser sólo un poeta. Con un lápiz y
un papel me lancé al campo de batalla y de mi cuerpo surgieron palabras a borbotones que
consolaron a los heridos y del consuelo que yo dibujaba salieron generales bestiales que
justificaron los heridos. Heridos, generales, generales, heridos. Y yo, en medio, con mi poesía.
Cómplice. Y, además, los muertos.

_________________________________________________________________________________

Debido a que falté a una charla dada en el instituto sobre la renta básica ciudadana mi profesora me ha dicho que haga el otro comentario crítico, y aquí está:

  • TEMA: Vida en la miseria tras la Guerra Civil.

  • RESUMEN: Un padre y un hijo vagan sin provisiones, se encuentran a una cabra muerta, los lobos ya habían hecho todo el trabajo, era lo único que tenían para comer. El padre se cuestiona si sus padres les reconocerían, debido a la miseria, la consecuencia de la guerra. Tembién recuerda su lugar de residencia, silencioso, sin miedo, todo se ve así hasta que matan a su maestro don Servando, además quemaron todo sus libros y por último desterraron a todos los poetas que conocía. En respuesta a la situación en la que vive decide escribir, para sentirse ganador y completo.

  • ESTRUCTURA: El texto tiene varias partes de las cuales se pueden diferenciar tres:
  1. Primera parte: Se encuentra en todo el primer párrafo. En esta parte se puede ver que es lo que el padre y su hijo está viviendo en la actualidad, miseria y penuria.
  2. Segunda parte: Se encuentra en todo el segundo párrafo. En esta parte el padre nos cuenta sus recuerdos vividos y contrastándolos, antes y durante la Guerra Civil española.
  3. Tercera parte: Se encuentra en todo el tercer párrafo. En esta parte el padre y el autor de este fragmento crea una conclusión propia en la que destaca que no se da por vencido frente a este gran desastre.

  • COMENTARIO:
 Este es un fragmento del libro Los girasoles ciegos, exactamente pertenece al inicio de la segunda derrota, las cuales son cuatro en total, y en cada una cuenta una historia diferente pero relacionadas entre sí.
Cuenta la situación de un padre y su hijo, el cual es muy pequeño, en la siguiente citación podemos ver que la comida que el padre tiene que preparar no es para un niño mayor de tres años, aún se puede decir que hasta menor de dos, o incluso uno "(...)he logrado hacer una sopa muy suave que el niño acepta bien." Es tan cruel la miseria que son carroñeros de a vida, esto empeora si son perseguidos, no es posible vivir tranquilo, si a eso se le puede llamar vida, pero no es el caso aparente de esta familia. El viudo, también cuenta como era su aldea de tranquila hasta que la guerra llamó a la puerta matando a su maestro, esto acabó con muchos de los poetas que él conocía, llevándolos al destierro. Por último "reconoce" su derrota, pero moralmente nunca se dará por vencido, mientras escriba nunca será derrotado, cada palabra le proporciona más y más vida.
Una guerra es una desgracia, más si te pilla desprevenido y además no tienes mucho dinero como para irte a tiempo. En el peor de los casos acabas sepultado, aunque también sería vagar por la nada, siendo pasto de la muerte. Puede ser tan duro como se lee en el texto, carroñeros, el desperdicio de otros es su tesoro, incluso si no son humanos, tal es la miseria que el humano puede alcanzar el puesto más bajo de la red alimentaria. Indefenso ante cualquier cosa, tiene la valentía de intentar vivir y no quitarse la vida, además tiene la responsabilidad d cuidar a una criatura que no tiene culpa alguna. 
Los humanos somos un desastre por naturaleza, buscamos conflictos donde no los hay, el interés propio y no general también es un problema, ya que como presidente, rey, zar... de un país tienes la obligación de decidir lo mejor para el país y no lo peor como puede pasar varias veces.
Aun así, el pueblo también juega un papel muy importante en parte esas grandísimas decisiones, tenemos un derecho el cual nos permite manifestarnos, el cual muchas veces parece de adorno. ¿Qué tiene que pasar en España para que "nos pongamos en serio"?

Los girasoles ciegos I

           Todos hablaban a menudo de sus padres. Uno de ellos, Tino, con aspecto de cachorro grande y que tenía cada ojo de un color, estaba orgulloso de su padre porque era picador de toros además de oficinista. Disfrutábamos cuando el enorme coche de cuadrillas que funcionaba con gasógeno iba a recogerle y él aparecía, espigado y grave, en el portal con su espectacular traje de luces. Otro de los integrantes del grupo de la esquina, Pepe Amigo, se ufanaba de que su padre cazaba pájaros los domingos en Paracuellos del Jarama: con redes en primavera y con liga durante el invierno. Tenía su casa, diminuta y pobre, llena de jaulas con jilgueros que cubrían por las noches para que descansaran de su agitación durante el día. Al padre de Pepe Amigo le admirábamos porque tenía una motocicleta Gilera con el cambio de marchas en el depósito de gasolina, de forma que, fuera a la velocidad que fuera, tenía que soltar una mano del manillar para cambiar de marcha y eso nos parecía una proeza. Y ello a pesar de que era cojo y llevaba un alza enorme en el zapato derecho.
            También recuerdo a los dos hermanos Chaburre, que tenían doce vacas en el patio
interior del edificio y abastecían de leche a la vecindad, que acudía a comprarles con las
lecheras de aluminio. Su padre las ordeñaba y, en las raras ocasiones en que nos dejaban pasar a
verlas, todos pensábamos en el valor que implicaba ordeñar aquellas bestias tan enormes y tan
hoscas.
           Podría enumerar las razones por las cuales todos admirábamos a los padres de los
habitantes de la manzana. Ésta fue la única compensación que tuve el día en que se hizo público
que el mío no sólo no había muerto sino que estaba en casa cuidándome desde el interior de un
armario.

           Ahora lamento no haber dicho a mis padres que el hermano Salvador me vigilaba,
porque el día que se presentó en casa de improviso no estaban prevenidos. Llegó dando patadas
a la puerta y gritando. Mi madre no tuvo más remedio que dejarle pasar. Recuerdo que la casa
estaba casi sin muebles porque se los estaba llevando gente desconocida por razones que no me
atrevía a preguntar pero que yo atribuía a su pobreza y no a la nuestra. Entró como una
exhalación llamándome y no dejó de vociferar hasta que me encontró en la cocina fingiendo leer
Alicia en el País de las Maravillas. Me preguntó cómo estaba, me arrancó el libro de las manos,
me lo devolvió inmediatamente y me pidió, sin esperar mi respuesta, que le dejara hablar un
momento con mi madre. Durante muchos años me ha atormentado el remordimiento por haber
invocado a los leprosos para que se comieran a ese energúmeno que estaba haciendo daño a mi
madre, porque cuando acudí aterrorizado al oír sus gritos, vi cómo mi padre, desangelado e
impotente, se abalanzaba sobre el hermano Salvador que estaba a horcajadas sobre ella, que se
protegía el rostro con las manos para evitar el aliento de aquel puerco que hocicaba en su escote.
Mi padre había salido del armario.

_________________________________________________________________________________


  • TEMA: Tristeza de Lorenzo por no tener un padre del cual presumir, y la impotencia por su muerte que pudo ser evitada.

  • RESUMEN: Lorenzo recuerda que a menudo sus compañeros de clase hablan de sus padres como el de Tino, el cual era picador de toros, también habla sobre el padre de Pepe Amigo el cual cazaba pájaros, pero sobre todo por tener una motocicleta con el cambio de marchas en el depósito de gasolina pero además era cojo. Por último habla del padre de los hermanos Chaburre, el cual tenía doce vacas en el patio interior del edificio y que además abastecían de leche a la comunidad. Lorenzo lamenta no haber contado a tiempo que el hermano Salvador lo vigilaba, así se podría haber prevenido la situación y su padre no tendría que haber salido.

  • ESTRUCTURA: Claramente podemos ver las diferenciables partes en las que se divide este fragmento:
  1. Primera parte: son los párrafos primero y segundo, y en ellos Lorenzo recuerda las proezas de los padres de sus compañeros que ellos contaban.
  2. Segunda parte: es el tercer y último párrafo de este fragmento, y en el se arrepiente de no contar las cosas a tiempo, y que por no hacerlo se da cuenta de que su padre ha muerto, y piensa que si lo hubiese hecho bien su padre podría estar vivo.

  • COMENTARIO: 
Este fragmento pertenece al libro Los girasoles ciegos el cual se divide en cuatro derrotas (cada una cuenta una historia diferente pero tienen relación entre sí), este fragmento pertenece a la cuarta. Es un libro escrito por  Alberto Méndez.
En este fragmento Lorenzo recuerda como sus compañeros de clase hablaban de sus padres y sus proezas, presumían de ellos, como su amigo Tino, Pepe Amigo y los hermanos Chaburre. Uno era picador de toros, el otro cazaba pájaros y tenía una motocicleta y el último abastecía a su vecindario con la leche que producían sus doce vacas del patio interior. Ricardo, el padre de Lorenzo no era como los demás, el vivía en el armario de su casa, escondido del régimen franquista debido a su ideología republicana. Tras la Guerra Civil (y durante el franquismo) el estado se dispuso a castigar a todo aquel que tuviese otra ideología contraria al franquismo con la muerte. Pero esto no se acaba aquí, cualquiera con un mínimo de poder podía inventar un falso rumor sobre alguien, para así provocar su detención y posteriormente su asesinato, no se tomaban medidas para cazar estas mentiras. Para no acabar así había que tener mucho cuidado con lo que se decía, y sobre todo no podías llevarte mal con alguien, a no ser que desearas la muerte. 
El franquismo es la etapa oscura de España, un régimen que ha durado mucho, y además con muertes diarias, es como retroceder a la edad media, donde se ejecutaba a gente casi diariamente y si analizamos ahora las causas de esos asesinatos las veríamos absurdas. Ricardo tuvo que esconderse hasta su final, pero superpuso a su familia ante su vida, poca gente haría eso, el valor que tuvo Ricardo fue memorable, y es de lo que tiene que presumir Lorenzo, su padre era un republicano, y era muy valiente.

martes, 9 de mayo de 2017

Finalmente tenemos terminado el periódico con ideología comunista que hemos realizado, ambientado en la época de la obra Girasoles ciegos escrita por Alberto Méndez:

miércoles, 8 de marzo de 2017

"Donde habite el olvido" Luis Cernuda. Comentario literario

Es un poema de Luis Cernuda que pertenece al libro Donde habite el olvido y pertenece a la generación del 27. Con este fragmento nos quiere transmitir su muerte pasional, esto es debido al terminar una relación, para él ser olvidado por alguien es similar a morir.

Respecto a la estructura, el poema se estructura en tres partes:
En la primera parte (del verso 1 al verso 8) la idea es el olvido, refiriéndose a la muerte del amor y por lo tanto para él, una muerte espiritual.
En la segunda parte (del verso 9 al verso 15) la idea es el cambio de su propia concepción del amor ya que está totalmente atormentado.
En la tercera parte (del verso 16 al verso 22) Cernuda quiere que el amor quede como un recuerdo y no crear la necesidad de estar con alguien.

Este es poema llamado Donde habite el olvido publicado en 1934 cuyo autor de la Generación del 27 es Luis Cernuda, un crítico literario Sevillano. Su poesía está dividida en cuatro etapas, este poema pertenece a su segunda etapa perteneciendo a su juventud. Escribió esta obra tras un desengaño amoroso e inspirada en otra obra de Bécquer, además describe un lugar donde poner todas las cosas que queremos olvidar, todos esos recuerdos que sólo hacen daño. Por el desengaño que sufrió desea depositar ese deseo ahí.

Cernuda describe constantemente un mundo imaginario lleno de recuerdos por los que pasamos y que tienden a desvanecerse. Desde mi punto de vista ese mundo de recuerdos que Cernuda describe es como un mundo donde podemos ver nuestros errores para aprender a no volver a cometerlos. En el amor se cometen fallos constantemente es por ello que es bueno recapitular todos los errores cometidos para no volver a fallar, el gran problema es cansarse de la pareja, que puede conllevar a engaños, en este caso no hay muchos errores, es un desafío enfrentarse a eso y que solo el tiempo puede arreglar, muchas veces pensamos que no saldremos de esa, pero siempre hay una salida y sobre todo superable.
Cernuda recurre a la evasión de estos recuerdos en vez de afrontarlos como reales que fueron, en mi opinión esto es un error, y que en cualquier momento que nos vuelva a afectar un recuerdo, debido al acumule de éstos entrar en una crisis fatal para nuestra persona. Sinceramente para superar un problema de la mejor manera no hay nada mejor que enfrentándose a el, aunque en el caso de recuerdos los malos de verdad serán imposibles de olvidar por lo que lidiaremos con ellos toda nuestra vida.

domingo, 20 de noviembre de 2016

Proyecto del canal de Youtube

Como proyecto de lengua hemos tenido que crearnos un canal de Youtube y subir información tipo reportajes de un tema, Óscar, Marcos, Javi, Diego y yo hemos escogido hacerlo de videojuegos y de anime. Aquí dejo el canal de Youtube.

Antología de Machado

Esta es mi antología de Machado: https://drive.google.com/open?id=0B6usUgDdSPE4OF95ZkdQVEdNYXc